Más vale prevenir que curar

Dice el sabio refrán que más vale prevenir que curar. Por eso, te ofrecemos una serie de consejos tanto para prevenir la micosis (hongos en los pies) como para el pie de diabético, que debe ser tratado con mucho cuidado.

Además, aquí en Podosalud te ofrecemos los cuidados para prevenir estas y otras afecciones de los pies y, en definitiva, cuidar la salud de tus pies.

Micosis (hongos)

Les ofrecemos una serie de consejos prácticos para el cuidado de los pies infectados por hongos

  • Lavado de los pies una o dos veces al día (mañana/noche) con un jabón antiséptico de pH ácido.
  • Secado de los pies con una toalla, sin frota la piel y poniendo especial atención entre los dedos.
    • Los pies han de quedar bien secos.
    • También se puede utilizar un secador de pelo.
  • No utilizar la misma toalla para los pies que para el cuerpo, ni intercambiarla con otros familiares o personas.
  • Cambiar diariamente o incuso dos veces al día los calcetines utilizando siempre fibras naturales (algodón, hilo, etc)
  • Utilizar siempre zapatos ligeros, (no oclusivos) preferentemente de piel y con suela de cuero, por ser el calzado que permite mejor la transpiración del pie.
  • Alternar lo máximo posible el calzado.
  • Evitar el andar descalzo por lugares públicos (piscinas, duchas, etc). Para estos lugares se pueden utilizar zapatillas o calcetines de goma. Posteriormente se realizará un lavado y secado cuidadoso de los pies.
  • Hay que procurar evitar la excesiva sudoración, se ha reintentar que los pies estén siempre secos.
  • Después de realizar cualquier tipo de ejercicio físico, siempre hay que volver a lavar y secar bien los pies.
  • Es aconsejable airear los pies lo máximo posible y hacer baños de sal.
  • No se debe interrumpir el tratamiento aunque parezca que ya no hay lesión. Antes de interrumpir el tratamiento acudir de nuevo al lugar donde fue diagnosticado y puesto el tratamiento, para asegurarse bien que la lesión ya no existe.
  • Es una enfermedad leve pero muy contagiosa y rebelde.
Pie de diabético

Los pacientes con trastornos circulatorios o diabéticos deben tener un especial cuidado con la salud de sus pies. A continuación le ofrecemos unos consejos al respecto.

  • Lavar los pies cada noche con agua y jabón. El agua deberá estar a temperatura ambiente. El jabón ha de ser neutro y de acción antiséptica.
  • Secar los pies con una toalla limpia y suave, sin frotar la piel. Deberá tener especial atención al secado de los espacios interdigitales.
  • Aplicar cremas lubricantes o polvos livianos (harina de arroz), según necesidad.
  • Usar calcetines de lana y zapatillas acolchadas durante el invierno y calcetines de algodón en verano. Además cambiarlos a diario.
  • Si en inverno los pies se enfrían durante la noche, podrán usarse calcetines de lana, procurando que no aprieten.
  • En la cama, no deberán colocarse nunca en las extremidades inferiores botellas de agua caliente, esterillas eléctricas o cualquier otra forma de calor concentrado.
  • Usar zapatos de medidas adecuadas, evitando que sean estrechos o cortos y procurando que sean flexibles y de piel suave.
  • Cuando sea necesario el corte de uñas, deberá efectuarse después del lavado y secado de los pies, procurando que haya buena luz. El corte de las mismas deberá ser trasversal, nunca haciendo ángulos. Si plantean algún problema es aconsejable la visita periódica al PODÓLOGO.
  • El paciente no deberá aplicarse nunca callicidas ni tampoco efectuarse él mismo el corte de las callosidades.
  • Para sujetar las medias o calcetines deberán evitarse las ligas circulares.
  • No deberá fumar.
  • Inspeccionar con frecuencia el interior de los zapatos en busca de la posible presencia de cuerpos extraños, clavos o arrugas. No usar medias o calcetines remendados. Evitar las costuras.
  • Nunca andar descalzo sobre un terreno que pueda producir lesiones, particularmente fuera de la casa.
  • Ante cualquier problema de los pies consulte al podólogo.